Siluetas tan negras como sus almas, claro.

¿Realmente la recuerdas?

¡Es Lady Tremaine de La Cenicienta!