¿Aún conservas tus skinny jeans?

¿Escuchas música para entrar en un estado melancólico a propósito?