Esa época en la que los juegos realmente valían la pena.

¿A qué te suena esta imagen?

¡Es Contra!