Esa época en la que los juegos realmente valían la pena.

Vamos, ¿sabes qué videojuego es este?

¡Es Streets Of Rage 2!