¿Te atreves a desafiar la estadística?