Puede que solo seas un niño quejumbroso…

Ostras… ¿deliciosas o asquerosas?