La respuesta está en tu corazón… ¿O en tu cabeza?

Elige la vesícula biliar.