¿Quizás fuiste un perro de la calle?

¿Dónde dormirías tu siesta?