La pregunta es… ¿Serás capaz de admitirlo?

¿Qué haces con más frecuencia?