A menos que seas una de las almas en desgracia…

Ñami, ¿cuál comerías ahora?