¿Al menos puedes considerarte una señorita?

¿Sientes que te acomoda hablar de religión, sexo o política?