¿Al menos puedes considerarte una señorita?

¿Eres capaz de exigir respeto sin recurrir a la violencia?