¡Las cosas que rechazas también hablan por ti!

¿Qué legumbres son las que menos disfrutas?