Esto es sin duda lo más aterrador que harás hoy.

Esta aristócrata húngara fue apodada "La Condesa Sangrienta". Cometió más de 600 asesinatos ya que creía que para evitar envejecer debía bañarse y beber la sangre de sus jóvenes doncellas.