Ni las comidas amargas se salvan, ¡todo tiene azúcar!

¿Entendido?