Solo fanáticos… o podrías acabar tras las rejas.

Paul Kellerman es nombrado así por Roy Kellerman, el agente del Servicio Secreto que estaba en el auto de John F. Kennedy en el momento de su asesinato.