Probablemente las decisiones más deliciosa de tu vida.

Parece imposible pero, ¿cuál de los dos prefieres?