Probablemente las decisiones más deliciosa de tu vida.

¿Cuál de estos dos disfrutarías más?