¿Aún conservas tus skinny jeans?

¿Te sabes delinear los ojos perfectamente?