¿Nunca te lo has preguntado?

¿Tienes lóbulos en tus orejas?