¿Crees saber lo suficiente acerca de tu cuerpo como para demostrar lo contrario?