Porque a veces las palabras engañan…

¿Vasta o basta?