Mira bien sus ojos, ¡ellos no mienten!

¿Quién es el verdadero Sullivan?

Por supuesto que le faltaba algo.