¡No te dejes engañar por su ternura!

¿Son todos iguales?