¿Cuánto suele sufrir tu tarjeta de crédito?

¿En qué zapatos no puedes dejar de pensar?