¡Deja que los ladridos sanen las penas del corazón!