¿Te atreverías a comer estómagos cocidos?

¿Probarías un poco de sangre de serpiente?