¿Ser o no ser? He ahí el dilema.

¿Tenemos alma?