¿Tienes la fortaleza necesaria para responder?

¿Cómo reaccionas cuando te golpeas el dedo pequeño del pie?