¿Eres dulce y esponjosa como una galletita?