¿Estás destinado a la fama o a salvar el mundo?