Algunos realmente se transformaron en otra persona.

1.

¡Era Bob Dylan!