Porque el poder de observar es una verdadera genialidad.

Rápido y.... ¿diferente?