Recuerda que el sabor también entra por la mirada…

Ñami, frittata.